Elon Musk quiere sustituir al avión con cohetes para viajar más rápido

Elon Musk, el mismo que encabeza Tesla, no quiere sólo revolucionar el transporte terrestre sino también el aéreo. Con SpaceX, y según ha desvelado, tiene un nuevo proyecto que permitirá en el futuro viajar de Nueva York a Pekín en una hora. Cruzar el mundo de forma mucho más rápida que en avión, gracias a la tecnología que están desarrollando para cohetes. Sí, tienen pensado viajar a Marte con cohetes, pero también cruzar la tierra en cohete.



El directivo de SpaceX ha mostrado BFR por primera vez. Se trata de un cohete que reúne los tres Falcon 9 que ya contemplaba Falcon Heavy junto a una cápsula Dragon. Es decir, las ‘piezas’ que ya estaban siendo desarrolladas para viajar a Marte se han unido para, con el cohete BFR, sustituir a los aviones y plantear viajes comerciales de punta a punta del mundo. El objetivo sigue siendo viajar a Marte con SpaceX, pero este nuevo desarrollo reduce los costes y hace viable viajar en cohete. Lo que, de otro modo, planteando algo similar a una aerolínea con SpaceX, permitiría financiar el proyecto final de SpaceX.

La UE ocultó durante dos años un estudio que concluye que la piratería no afecta a las ventas

“Con la excepción de los éxitos recientes éxitos de taquilla, no hay evidencias que respalden la idea de que la infracción de derechos de autor (a través de la piratería online) afecte a las ventas”, esta es la conclusión a la que llegan los autores de un estudio de 300 páginas que la Unión Europa ha mantenido oculto durante dos años, según ha denunciado la eurodiputada Julia Reda, del Partido Pirata.



Reda ha explicado que el informe estuvo meses “encerrado en un cajón” hasta que ella misma presentó una solicitud el pasado 27 de julio amparándose en la Acta de Libertad de Información (FOI). “La Comisión falló en hasta dos ocasiones a la hora de entregarme el material”, apunta la diputada alemana.



El estudio dice que la piratería solo reduce los beneficios en los ‘blockbusters’



Los mails iban de un lado para otro pero parecía que no había mucha predisposición por parte de las autoridades europeas para entregar el documento. Y nada más salir a la luz, el departamento encargado ha asegurado que estaba a punto de publicar el informe.



La licitación pública para este estudio se remonta a 2013. Poco tiempo después, en enero de 2014, la Comisión Europea adjudicó a la empresa holandesa Ecorys un contrato por valor de 360.000 euros para realizar una estimación “de las tasas de desplazamiento (pérdidas) del contenido protegido por los derechos de autor de la UE”.